'

¡Islas del Cisne!  Atrévete a conocer sus misterios

    ¡Islas del Cisne! Atrévete a conocer sus misterios

    Las islas del Cisne cuentan con una gran diversidad de fauna endémica y arrecifes sumado a esto sus bellos paisajes que te cautivaran.

    Las Islas del Cisne es un pequeño archipiélago situado cerca de 250 kilómetros de la costa atlántica de Honduras, este lugar es un paraíso de aves, iguanas y vida marina anidada en un arrecife coralino.

     ¡Islas del Cisne! Atrévete a conocer sus misterios

    Mapa general de las Islas del Cisne

    El archipiélago está formado por tres islas:

    • La isla del Cisne Grande con 5.5 km²
    • La isla del Cisne Pequeño con 2.5 km²
    • El Cayo Pájaro Bobo con menos de 0.01 km².

    Según datos históricos por más de dos siglos las islas fueron visitadas por piratas y fueron ellos las que le dieron el nombre de las islas del cisne.

    Posteriormente Estados Unidos las reclamo como su propiedad, pero en 1972 Honduras tomó posesión de ellas. Un dato interesante es que durante el periodo de ocupación estadounidense se construyó varias instalaciones en la isla Cisne Grande.

    Entre estas instalaciones se encuentran, una pista de aterrizaje, un centro meteorológico, una estación de radio desde donde se interceptaban comunicaciones cubanas, áreas residenciales y estudios donde hasta vacas tenían.

    Actualmente está habitada por miembros de un apostadero de la Naval de Honduras, quienes vigilan el desplazamiento de embarcaciones y dan seguridad al lugar.

    En la costa sureste de la isla se pueden apreciar acantilados que son de difícil acceso, sus aguas presentan profundidades extremas y son azotadas fuertemente por los vientos del sur, en sus cielos los pájaros bobos vuelan por centenares, también se pueden apreciar entre las rocas y arbustos iguanas y cangrejos.

    En la costa oeste se puede apreciar arenas blancas y aguas mansas, aptas para actividad turística. Además, oculta ya entre la vegetación hay una vivienda. Una tradición oral da cuenta que su dueña era Carmen Jean, una dama de origen caimanés, y quien también reclamaba ser la dueña de la isla.

    Las islas además de su diversidad en especies y sus bellos paisajes, también cuenta con una leyenda donde los soldados comentan que en Cisne Grande deambula una “vaca fantasma”, todos han oído sus mugidos, han observado sus huellas, pero nadie ha podido verla.

    El acceso a las islas no es permitido esto con el objetivo de preservar la fauna endémica y arrecifes de la zona los que se encuentran en excelente estado de conservación, por ello la Fuerza Naval de Honduras mantiene presencia permanente.

    Para poder ir a las islas se debe pedir permiso al Estado de Honduras y solo es permitido el acceso a personas e instituciones que tengan fines científicos o de protección del medio ambiente.

    Beky Canales

    mayo 6th, 2017

    No comments

    Comments are closed.