'

The Rolling Stones, The Kinks y las canciones que no querían que escucharas

    The Rolling Stones, The Kinks y las canciones que no querían que escucharas

    Es el último caso de censura. Libros que no quieren que leamos. Obras de arte que no quieren que veamos. Canciones que no quieren que escuchemos. No son buenos tiempos para la libertad de expresión.

    ¿2018?

    El arte ha sido objeto de censura a lo largo de la historia. En el Siglo XVI, la Capilla Sixtina de Miguel Ángel, también. El papa Pío V la consideró inmoral, e incluso ordenó a un discípulo del artista que añadiese tela para tapar los genitales de los personajes del fresco.

    Capilla Sixtina, Miguel Ángel

    Cinco siglos después, Facebook también censura. La última: una escultura de la Edad de Piedra. Ésta. Dice que es pornográfica:

    La Venus de Willendorf data de entre 28.000 y 25.000 a. C

    ¿Y en la música?

    The Beatles, Dire Straits, The Rolling Stones. En la música, son muchos los grupos que han sufrido la censura. The Kinks tuvieron que sustituir una marca de refrescos por “cherry cola” en Lola porque la BBC se negó a radiar la canción.

    La emisora británica también puso contra las cuerdas a los Sex Pistols. Decidió censurar God Save The Queen, su crítica sin pelos en la lengua a la Corona británica. Y más: durante décadas ha corrido el rumor de que manejaron los hilos para evitar que la canción se convirtiera en el número 1 de las listas británicas. Tuvieron que conformarse con la segunda posición.

    Y tampoco escuchamos en la BBC el himno que marcó a toda una generación de adolescentes británicos hartos de convencionalismos. My Generation de The Who no se radió porque la emisora consideró que el tartamudeo -fingido por Roger Daltrey– era ofensivo.

    La juez ha ejecutado este lunes el secuestro de ‘Fariña’, el ensayo periodístico del reportero de EL PAÍS Nacho Carretero sobre el narcotráfico gallego en la década de los 80 y los 90. La juez ha ordenado que se prohíba imprimir y distribuir más ejemplares hasta que haya sentencia. ‘Fariña’ es el libro más vendido de Amazon: ha llegado a venderse por 280 euros.

    Es el último caso de censura. Libros que no quieren que leamos. Obras de arte que no quieren que veamos. Canciones que no quieren que escuchemos. No son buenos tiempos para la libertad de expresión.

    ¿2018?

    El arte ha sido objeto de censura a lo largo de la historia. En el Siglo XVI, la Capilla Sixtina de Miguel Ángel, también. El papa Pío V la consideró inmoral, e incluso ordenó a un discípulo del artista que añadiese tela para tapar los genitales de los personajes del fresco.

    Capilla Sixtina, Miguel Ángel

    Cinco siglos después, Facebook también censura. La última: una escultura de la Edad de Piedra. Ésta. Dice que es pornográfica:

    La Venus de Willendorf data de entre 28.000 y 25.000 a. C

    ¿Y en la música?

    The Beatles, Dire Straits, The Rolling Stones. En la música, son muchos los grupos que han sufrido la censura. The Kinks tuvieron que sustituir una marca de refrescos por “cherry cola” en Lola porque la BBC se negó a radiar la canción.

    La emisora británica también puso contra las cuerdas a los Sex Pistols. Decidió censurar God Save The Queen, su crítica sin pelos en la lengua a la Corona británica. Y más: durante décadas ha corrido el rumor de que manejaron los hilos para evitar que la canción se convirtiera en el número 1 de las listas británicas. Tuvieron que conformarse con la segunda posición.

    Sus Majestades Satánicas se las vieron con Ed Sullivan. El presentador del show televisivo que había lanzado la carrera de The Beatles en Estados Unidos, les amenazó con echarles del programa si no cambiaban el título de la canción que iban a tocar. Let’s spend the NIGHT together era un título demasiado explícito, les argumentaron. Los Stones accedieron a pasar “el tiempo” y no “la noche”, pero la mirada incrédula de Mick Jagger a la cámara mientras canta no tiene precio (minuto 1:20):

     

    Capitan Pirata

    marzo 7th, 2018

    No comments

    Comments are closed.